Consejos para elegir un buen colchón

Consejo 1:
No todos los colchones valen para todas las personas.

No todos los colchones son adecuados para todas las personas. Existen variables importantes y a tener en cuenta a la hora de elegir tu colchón saludable. Por ejemplo, variables como la temperatura ambiente, el calor corporal, el nivel de estrés, el peso, la altura, en qué posición se duerme o si compartes cama, son variables importantes que determinarán si un colchón es saludable para tu persona o no.

colchón familia

Consejo 2:
Los colchones firmes no siempre son los más adecuados.

Existe la creencia errónea sobre que los colchones firmes son más adecuados para la espalda, cuando no siempre tiene porqué ser así. Tenemos que ser capaces de discernir entre: Apoyo firme y sensación de firmeza. Estudios de todo el mundo han demostrado con el tiempo, que para elegir un colchón saludable para la espalda, lo mejor es contar con un colchón de firmeza media, dado que aliviará no sólo la espalda sino el dolor lumbar que puede provocar un colchón más duro.

colchón espalda

Consejo 3:
La composición del colchón es importante.

Cuando vayas a elegir un colchón saludable, tienes que tener en cuenta la composición de dicho colchón. Busca en su etiqueta o pregunta al vendedor especializado si ese colchón contiene muchos productos químicos. El exceso de estos productos, o el mal uso de ellos en colchones de poca calidad, pueden producirte reacciones alérgicas indeseadas. Sobretodo, si eres propenso a sufrir alergias o tienes la piel sensible.


composición colchón

Consejo 4:
El tamaño, en este caso, sí importa.

La elección del tamaño correcto del colchón, también es fundamental a la hora de elegir el colchón saludable que necesitas. Sabemos que muchas veces, no se tiene espacio necesario para poner el colchón que nos gustaría en cuanto a medida, pero tenemos que ser conscientes de que este hecho puede ir en contra de nuestra salud. Al dormir, nuestro cuerpo necesita un espacio mínimo para poder relajar sus músculos y encontrar la posición adecuada. Si esto no se da por el poco espacio del que disponemos, nuestro sueño será poco reparador y al final lo acabará pagando nuestra salud.

 

Consejo 5:
Nuestra morfología manda.

Nuestro cuerpo, y más concretamente, nuestra morfología, puede ser determinante a la hora de elegir el colchón saludable que queremos. Por ejemplo , un colchón más suave, es la opción perfecta para una persona con las caderas más anchas que la cintura. De esta manera el colchón acomodará la pelvis mejor, y así el descanso será óptimo, permitiendo que la columna vertebral permanezca natural.

Si nuestra morfología es delgada, entonces, un colchón de firmeza media o dura, hará que todo nuestro peso se compense, y podamos dormir sin puntos de presión que puedan incomodar, de esta manera el sueño será más placentero y reparador.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com