ELIGE BIEN TU

Todos, al culminar nuestro día, deseamos descansar el cuerpo de la agitada jornada. Para lograr un descanso confortable, dependemos de elementos que mejoran nuestra calidad de sueño, como: un colchón, una base y, sobre todo, para garantizar que el dormir te proporcione los beneficios y el descanso que necesita tu cuerpo, la elección de la almohada correcta será el paso determinante para lograrlo.

Las puedes encontrar fácilmente en cualquier lugar, por ejemplo, de lana, algodón, poliéster, hule espuma, plumas, etc. Sin embargo, si lo que necesitas no sólo es confort o suavidad en el material, sino que presentas dolores en algunas partes del cuello o la espalda, seguramente requieres de una almohada especializada.

¿Relleno natural o sintético?

Cada uno tiene sus peculiaridades y la elección de un tipo u otro dependerá de las necesidades y preferencias de cada uno, tales como la postura en la que dormimos, el presupuesto con el que contamos… No obstante, es una de las claves más importante, puesto que determinará tanto el grado de confort como la vida útil del producto. Los naturales se usan desde hace siglos y su particularidad es que repelen la humedad de forma natural. Suelen durar de cinco a diez años y las principales materias primas son:

Si no quieres tener una tortícolis de caballo o te gustaría que tu descanso fuese el óptimo, tal vez sea hora de que te plantees cómo es la almohada que estás utilizando. La mayoría mira con lupa las características del colchón antes de comprarlo, pero no se preocupa tanto sobre dónde ‘posa su cabeza’.

“La almohada tiene un papel importante en la calidad de nuestro sueño, ya que cambiamos de posición entre 30 y 40 veces durante la noche y es fundamental tener un soporte adecuado para nuestro cuello”,

¿Relleno natural o sintético?

Cada uno tiene sus peculiaridades y la elección de un tipo u otro dependerá de las necesidades y preferencias de cada uno, tales como la postura en la que dormimos, el presupuesto con el que contamos… No obstante, es una de las claves más importante, puesto que determinará tanto el grado de confort como la vida útil del producto. Los naturales se usan desde hace siglos y su particularidad es que repelen la humedad de forma natural. Suelen durar de cinco a diez años y las principales materias primas son:

1. Plumas: generalmente de oca, son ligeras y aportan firmeza a la almohada.

2. Plumón: suele ser de oca también, pero a diferencia de la pluma, no cuenta con el eje central curvado o raquis. Es un excelente aislador térmico, mantiene el calor en invierno y deja pasar el aire en verano, así como se adapta ya que aporta gran elasticidad y un buen acolchado.

3. Cereales (alforfón o espelta): es el mejor soporte del cuello, además de una solución ecológica. Los únicos contras es que las almohadas son muy pesadas –entre dos y cuatro kilos– y pueden desprender un olor particular que no agrade a todo el mundo.

 

 

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com