LAS VENTAJAS DE USAR CUBRE SALAS.

Quizás no te gusten las fundas de sofá porque te pienses que así ya va a parecer que se trata de un sofá viejo o antiguo al que se le ha dado una segunda vida pero, nada más alejado de esa realidad y vamos a demostrarlo.

1- Hay una funda para cada estilo de sofá

Existe un tipo de funda para cada tipo de sofá. Gracias a que la mayoría de ellas son elásticas, las fundas integrales encajan en el mueble independientemente de las variaciones de forma, siempre que sean del tamaño adecuado. Y para los modelos que requieran de otro tipo de fundas, están las que se colocan sobre el mueble y dejan a la vista parte de la tapicería original, protegiendo los lugares en los que hay más roce.

 

2- Tu sofá estará siempre limpio

Uno de los problemas de los sofás es su limpieza. Hay que contar con un aparato de vapor con potencia o bien desenfundar el sofá y volver a colocar las fundas tras lavarlas, lo que suele ser una tarea que lleva bastante tiempo. Con las fundas todo esto se simplifica, ya que ponerlas y quitaras es cuestión de un par de minutos y se pueden lavar tantas veces como sea necesario.

3- Los olores no serán un problema

En algunas casas el problema viene dado por los olores que se impregnan en el sofá. Gracias a las fundas, esto tampoco será un problema porque al lavarlos se irá el mal olor y siempre estarán frescos y agradables. Esto es especialmente importante cuando hay mascotas, se fuma en casa o hay humos procedentes de la cocina.

 

4- Podrás tapar tapicerías viejas o desgastadas:

Si tu sofá está viejo y no quieres cambiarlo porque todavía es cómodo, las fundas son una alternativa muy económica al tapizado. Tapizar un sofá es muy caro y a no ser que se trate de un mueble muy bueno, no suele merecer la pena. Sin embargo, la funda es algo que se puede poner y que cambia totalmente el aspecto del sofá sin tener que invertir mucho dinero.

 

5- Podrás mantener tu sofá como el primer día:

Y si tu sofá todavía está nuevo puede seguir estándolo durante mucho más tiempo gracias a las fundas. Solo tienes que ponerlas nada más comprar el sofá y protegerás su tapizado para que se mantenga impecable. Así podrás lucirlo solo en aquellas ocasiones que te apetezca, disfrutando del sofá sin precauciones exageradas durante el resto del año gracias a la protección de la funda.

6- Mayor tranquilidad con niños y animales:

Si tienes apego por tu sofá, y en casa tienes habitualmente niños o animales (o ambos), la mejor forma de estar algo más relajado es poniendo una bonita funda a tu sofá. Así lo mantendrás a salvo de manchas, roturas de tejido, olores, etc.. Casi podría decirse que en caso de tener niños o animales que es obligatorio proteger un bien tan delicado, difícil de recuperar y al cual le tenemos tanto cariño como es un sofá.

WP2FB Auto Publish Powered By : XYZScripts.com